We use cookies to personalise content and ads, to provide social media features and to analyse our traffic. Read more…
Tuesday
10
APR

México, Mejor Futuro. Agenda Pública del Sector Privado. Chih

16:00
19:00
Canacintra Chihuahua
Event organized by Canacintra Chihuahua

Get Directions

Category
#var:page_name# cover

Estamos convencidos de que México debe ver al futuro. Caminar hacia delante. Asumirse como un país moderno, de leyes que se cumplan y avanzar con paso firme e incluyente. México puede y debe tener un mejor futuro, porque los mexicanos somos capaces de construirlo.
Somos un país diverso pero tenemos un anhelo común: una vida mejor, en una sociedad más justa y próspera donde la ley se cumpla y los derechos se respeten. Donde todos encontremos la oportunidad de salir adelante con nuestro propio esfuerzo.
La reacción de la sociedad ante sismos de este 2017 fue una muestra de lo que podemos hacer si nos unimos. Nos mostramos y demostramos como un país distinto al que éramos hace 30 años. Y nos corresponde a todos construir un país diferente para las próximas décadas.
Nuestro país no está exento de retos, pero ha encontrado un camino para superarlos. En tres décadas el número de estudiantes en el sistema educativo creció 40 por ciento. El ingreso medio de los mexicanos creció casi 5 veces. La esperanza de vida aumentó en 6 años, por encima de América Latina y el promedio global.
Nuestro país ha avanzado también en el desarrollo y adopción de tecnologías: hoy, producimos motores de avión, diseñamos automóviles, nuestros médicos acceden a las tecnologías más nuevas y los robots mexicanos ya han destacado en competencias internacionales. Nuestras escuelas hoy egresan a cuatro veces más ingenieros que abogados, más ingenieros por habitante que en Alemania o Estados Unidos. Hemos avanzado en el sentido correcto, y tenemos que acelerar el paso.
México puede y debe ser un país más igualitario. En el que se ofrezcan más oportunidades de empleo y desarrollo para los jóvenes; donde las empresas generen bienes con mayor valor agregado y puedan pagar salarios más elevados; donde la economía sea más competitiva y nuestros negocios puedan seguir ganando terreno en los mercados internacionales. Tenemos problemas, sí; y tenemos que resolverlos. Pero no podemos quedarnos parados, detenidos, mirando al pasado; la solución está en ver hacia adelante y trabajar ahora por el futuro de bienestar que queremos.
Por eso, los empresarios mexicanos presentamos esta agenda de propuestas de política pública. Una visión de libertad, de inclusión, de responsabilidad, de legalidad, de justicia y sustentabilidad.
¿En qué consiste la agenda que proponemos?
Se trata de establecer una base y cuatro pilares para el desarrollo de nuestro país. Una base y cuatro pilares que permitan que el ciudadano y la empresa sean el motor del desarrollo; que la libertad de pensamiento, acción y decisión sean la base de la sociedad; que tengamos una economía abierta, competitiva e incluyente; que contemos con una visión de país moderno, de leyes e instituciones sólidas, incluyente y equitativo. Que el éxito de cada ciudadano, de cada familia y de cada empresa, se multiplique y convierta en el éxito de todo el país.
La base son instituciones fuertes y un Estado de Derecho que nos proteja a todos. Tenemos que imponer el imperio de la ley y el respeto irrestricto a los derechos de todos como base de la economía y la convivencia social. Con cero tolerancia a la corrupción y la impunidad, y acceso equitativo a la justicia para todos.
El Estado de Derecho lo construimos todos. Exigiendo más de los gobiernos y aportando más como ciudadanos. Sólo bajo el imperio de la ley podemos acelerar el crecimiento económico y generar los niveles de bienestar que necesitamos.
• Erradicar corrupción e impunidad.
• Respeto absoluto a los derechos de propiedad en todas sus formas.
• Consolidar el sistema de procuración e impartición de justicia.
• Certeza y seguridad a la denuncia ciudadana.
• Reforzar la seguridad pública y prevención del delito.
• Mando único en las policías y marco jurídico para las Fuerzas Armadas.
• Establecer un sistema único de identidad para identificar, votar, tributar, recibir programas sociales y subsidios.
Y también proponemos cuatro pilares indispensables:
El primer pilar es construir mejores condiciones de bienestar. Necesitamos invertir en las personas, porque los mexicanos somos la mayor fuerza de este país. Estamos convencidos de que la inversión social tiene que estar vinculada a la actividad productiva para romper la trampa de la pobreza. Porque sólo a través del empleo digno, puede generarse bienestar sustentable para las personas, en el mediano y largo plazos. El empleo es la solución. Por eso necesitamos:
• Continuidad en la transformación educativa para lograr una verdadera educación de calidad y pertinencia y exigencia en la formación para el trabajo.
• Sistema único y universal de salud.
• Sistema nacional único de pensiones y promoción del ahorro.
• Conectividad a todos los rincones e infraestructura y telecomunicaciones de calidad mundial.
El segundo pilar es una economía abierta, competitiva e incluyente. Ya sabemos que el camino al desarrollo está en finanzas públicas responsables con mercados abiertos y eficientemente regulados. Así lo muestra la experiencia internacional y la historia de nuestro país: estados como Guanajuato o Querétaro que han apostado por este modelo, en los últimos 10 años han crecido a tasas similares a las de China; mientras que los estados más dependientes de los recursos públicos, como Campeche o Chiapas, se han contraído a tasas similares a la República Centroafricana. México no puede arriesgar la estabilidad porque ésa es la mejor plataforma que tenemos para ir hacia delante. Proponemos, entre otras medidas:
• Sistema fiscal sustentable para la estabilidad económica.
• Ampliación y actualización de los tratados comerciales.
• Entorno de competencia plena.
• Fortalecimiento a la competitividad de las PyMEs.
• Acceso al crédito y capital de riesgo.
• Incentivar la articulación de encadenamientos productivos.
• Mercado energético eficiente y sustentable.
• Convertir al país en la plataforma logística de América.
Para lograrlo, necesitamos un tercer pilar: un gobierno eficiente y transparente. Tenemos que exigir una reingeniería del gasto público en el país, así como un verdadero compromiso de los tres órdenes de gobierno con la mejora regulatoria: menos trámites y más sencillos. Los gobiernos tienen que gastar donde socialmente se necesita y no donde conviene políticamente; y deben establecer reglas para que las empresas puedan operar más fácilmente, para que los emprendedores no tengan que dedicar su tiempo a cumplir trámites en lugar de producir más y mejor. Requerimos:
• Desregulación continua.
• Reingeniería del gasto público.
• Uso de la renta petrolera y deuda solo para inversión.
• Digitalización de trámites para evitar burocracia y corrupción.
• Reforma del Estado: Segunda vuelta presidencial o gobierno de coalición y reducción de legisladores.
• Reducir el costo del sistema para la democracia.
• Modernizar y transparentar la Ley de Compras y Adquisiciones.
• Consejo Fiscal Autónomo.
El cuarto pilar es fomentar la innovación y la productividad. Tenemos que transitar de lo hecho en México a lo creado en México. Contamos con el potencial para posicionar al país a la vanguardia de la tecnología y ser parte de la nueva revolución tecnológica global. México debe avanzar hacia el futuro, a la par de las tendencias globales; aspirando a ser un país moderno, socialmente responsable y tecnológicamente competitivo. Para ello, proponemos:
• Destinar al menos el 1.5% del PIB a investigación y desarrollo.
• Crear el Sistema Nacional de Investigación, Innovación y Desarrollo con autonomía.
• Dirigir más fondos públicos a proyectos de triple hélice.
• Incentivos para el desarrollo tecnológico y la innovación.
• Impulsar mediante APPs centros de investigación e innovación.
• Crear Fondos de Capital de Riesgo para innovación y desarrollo.
• Detonar el cambio tecnológico y la modernización del campo
Queremos condiciones para que los ciudadanos y empresas podamos invertir en nuestro propio futuro y el del país. Queremos que México vaya hacia delante porque los emprendedores encuentran un entorno propicio para abrir un negocio, porque la corrupción no cancela sus sueños ni la regulación asfixia sus proyectos.
Tenemos que asumir que es momento de la sociedad: que México no es el país de nuestros gobiernos sino el que construimos todos los ciudadanos. Es tiempo de que hagamos —nosotros mismos— el cambio que queremos ver en el país.