We use cookies to personalise content and ads, to provide social media features and to analyse our traffic. Read more…
Thursday
12
APR

Conferencia:La poética del Acero en la imaginación de M.Breuer

19:00
22:00

Get Directions

Category
#var:page_name# cover

Sobre el Ponente

Carlos Sosa. Arquitecto, crítico de arte y docente. Posgrado en Didáctica Universitaria por la UNA. Doctorado en Metodología de Investigación en el ámbito de las Artes Visuales, Universidad de Granada, España . Es miembro de AICA, Paraguay (asociación internacional de críticos de arte). Ha realizado varias investigaciones sobre arte y arquitectura moderna. Como crítico de arte, colabora en diarios, revistas y catálogos de Asunción. Dicta conferencias sobre Historia del Arte desde 1990. Presentó trabajos sobre arquitectura y arte en publicaciones conjuntas. Nació y vive en Ypacaraí, trabaja en Asunción.
Docente, Instituto superior de Arte-ISA, Facultas de arquitectura, Diseño y Arte- FADA.

Sobre Marcel Breuer
Nació en 1902 en Hungría y murió en 1981 en Nueva York. Se trasladó a Viena en 1920, donde experimentó el sistema de la Bauhaus de Walter Gropius. Perteneció a la primera generación de alumnos de la Bauhaus y su mayor interés fue, desde un principio, el diseño y la creación de muebles, lo que le permitió, en 1924, acceder a la dirección de la sección de la Bauhaus, otorgando un carácter mucho más racional y objetivo a la producción y métodos de la escuela. Esta actividad como diseñador de muebles le llevó a la decoración de interiores.

Ya en 1924, recién graduado, había desarrollado una serie de métodos para la construcción de mesas, sillas y escabeles, a base de armazones de tubos de acero moldeados, lo cual suponía una gran novedad a nivel mundial. Uno de sus más famosos diseños, la silla en forma S (1928), de tubo de acero y sin patas traseras, todavía hoy figura entre las sillas de más actualidad. Continuando su labor como diseñador, fue el encargado de proyectar todo el mobiliario para los nuevos locales de la Escuela de Artes y Oficios y realizó, hasta 1928 numerosos diseños de sillas y butacas en Suiza e Inglaterra, introduciendo novedades en la forma y el material, como el uso de la madera curvada, de gran influencia posterior, o la realización de la estructura en aluminio.

En 1928 Breuer abandonó la Bauhaus, junto a Gropius, Bayer y Moholy-Nagy, en la cúspide del éxito de la escuela, y prestó mayor dedicación a su trabajo como arquitecto y diseñador de interiores, en Berlín. Estos cuatro arquitectos fueron los encargados, en 1930, de la representación de Alemania en la Exposición en el Grand Palais de París, en la que Breuer presentó el mobiliario del proyecto: un apartamento de diez pisos como marco ideal de la producción alemana. Durante los años posteriores tomó parte en numerosos concursos y realizó proyectos de urbanismo, teatros y fábricas.

Tras la subida de Hitler al poder, M. Breuer se estableció en Inglaterra, a partir de 1935, y colaboró con F. R. S. Yorke en la casa de Amering on Sea (1936) y con Roth en las casas de Doldertal (1936), en Suiza. Proyectó también, para la firma Isokon de Londres, una serie de muebles de metal y contrachapeado curvo.

Cuando Walter Gropius, nombrado director de la Seccesion de Arquitectura en la Universidad de Harvard, solicitó la ayuda de Breuer para trabajar en su colaboración. Al poco tiempo fundaron una oficina de arquitectura en Cambridge, Massachusetts, que duraría hasta 1941. Del fruto de la unión de estos dos arquitectos surgieron multitud de obras muy diferentes entre sí, debido al predominio de una u otra personalidad y a la facilidad de Breuer para encontrar una forma nueva para resolver cada caso. Los edificios que construyeron juntos fueron las viviendas para ambos proyectistas, la casa Ford en Lincoln, la casa Frank en Pittsburg, el Black Mountain College (1939), la casa Chamberlain en Weyland (1940), el barrio de casas obreras en New Kensinton (1941) y el centro artístico del Sarah Lawrence College en Bronxville (1951).

En 1946 M. Breuer abrió su propio estudio en Nueva York. Tras unos primeros años dedicados a la construcción de obras menores, fue encargado en 1952, en colaboración con Nervi y Zehrfuss, de proyectar el nuevo edificio de la Unesco en París, concluido en 1957; fue su salto a la fama. Sus últimas obras, como los almacenes Bijenkorpf (1957) en Rotterdam, la embajada de E.E.U.U (1960) en La Haya, el centro comercial en Caracas (1960), el convento de la Anunciación en Birsmark (1961), el centro IBM (1962) en La Gaude, el Museo Withney en Nueva York (1967) y el Museo Cleveland (1970), junto con el resto desu labor arquitectónica, fueron y son una producción de innegable influencia en las nuevas generaciones de arquitectos y en los grandes movimientos como el constructivo, que experimentaron Rusia y Europa occidental poco después de 1925.