We use cookies to personalise content and ads, to provide social media features and to analyse our traffic. Read more…
Friday
23
MAR

Robledo, El Usurpador. Autoficciones: Mar 23 y 24 - SALAestrecha

19:30
21:00
SALAestrecha
Event organized by SALAestrecha

Get Directions

Category
#var:page_name# cover

Cicuta Teatro presenta:
«ROBLEDO, EL USURPADOR.
AUTOFICCIONES» (Farsa Punk)
► Marzo 23 y 24 - 7.30pm
► SALAestrecha: Calle 16 # 12-40
Entrada general: $10.000
(Incluye fresca y tentempié en Lacandona - SALAestrecha)
--------------------------------------------------------

ROBLEDO, EL USURPADOR. AUTOFICCIONES:

Quisimos hacer una obra que fuera como una canción de punk. ¡Una farsa punk! Hecha mal, rápido y con mucho ruido; repartiendo culpas a diestra y siniestra y eximiéndonos de cualquier responsabilidad por los actos propios y ajenos. Ante todo, éste es un intento desesperado por reconocer sin ambages nuestra propia mediocridad, como creadores y como personas.

Una parodia injusta y malintencionada de una serie de proyectos culturales, todos valiosísimos, que se llevaron a cabo durante el 2013 en la ciudad de Pereira –una ciudad de provincia cualquiera de Latinoamérica– con motivo de la celebración de su Sesquicentenario, y de los hechos históricos que supuestamente dieron paso a la fundación de la ciudad; es decir, parodiamos también el hecho de que, probablemente, la ciudad haya sido bautizada con el nombre de un hábil usurpador de tierras como lo fue, tal vez, Francisco Pereira, supuesto benefactor de los primeros colonos de estas tierras.

El argumento de la obra es sencillo: Pedro Neira, “Pene”, es un gestor cultural de provincia con un proyecto loable para la celebración del Sesquicentenario: se trata de elaborar unos “receptáculos de la memoria”, cápsulas de los recuerdos de la ciudad, para que sean enterradas y emerjan nuevamente durante la celebración del Bicentenario. Para financiarlo, sin embargo, Pene se ve obligado a recurrir a medios non sanctos y patrocinadores siniestros, pagando caro al final las consecuencias de su negligencia y su afán (¿de dinero, de reconocimiento? Aún no entendemos bien qué carajo persigue un gestor de provincia).

El montaje aborda, así, el problema de la convergencia perversa entre legalidad e ilegalidad que, por lo general, va ligado al oficio de la gestión cultural en las provincias (para hablar sólo del gremio al que pertenecemos nosotros, quienes hacemos esta obra, como ejemplo paradigmático de todos los demás gremios laborales existentes y por existir). Se trata, por supuesto, de un dilema ético común, esto es, el de si el fin justifica los medios, que en este caso cobra tintes irónicos y ridículos, pues los personajes que lo encarnan son los llamados “adalides de la cultura”, que tan frecuentemente se presentan a sí mismos como la medida de todo lo que es bueno y justo en este planeta. En este sentido, decidimos involucrarnos directamente en la obra como personas/personajes, ficcionarnos en un relato de canallas y traiciones en una suerte de confrontación moral, de autoexamen, de revisión crítica de nuestros propios modos de hacer teatro y de asumir nuestro oficio como una ética. Por tal motivo hemos puesto a esta obra el pretencioso subtítulo de “Autoficciones”, con la motivación de que, con todo, el espectador tenga claro siempre que, a lo largo de la obra, de lo único que hablamos es de nosotros mismos, y que la parodia de ciertos hechos históricos y ciertos proyectos culturales del Sesquicentenario son sólo pretextos argumentales para poner en escena una incomodidad con nuestras propias personas.

Venue

SALAestrecha